Así somos: Historia de Triumph

Desde el origen de Triumph, nuestro trabajo ha estado marcado por la tradición, la fabricación de última tecnología y la dedicación. ¿El resultado? auténticas motocicletas para disfrutar de las carreteras y revivir la esencia y pasión del motociclismo.

1902

Siegfried Bettman, alemán de nacimiento, comenzó a fabricar las motocicletas Triumph con la ayuda del ingeniero jefe Maurice Schulte. La primera motocicleta fue un modelo de 240 cc y 2,5 CV. 

1908

En el trofeo TT de la Isla de Man, Jack Marshall ganó en la categoría de monocilíndricas con una moto de 476cc. Fue la primera victoria de una motocicleta con bastidor y motor construidos por un mismo fabricante, demostrando la fiabilidad y rendimiento de las motocicletas Triumph.

1918

Durante la I Guerra Mundial, Triumph fabricó más de 30.000 motocicletas Type H para el bando aliado. La motocicleta era tan fiable que los pilotos se referían a ella como la «Trusty Triumph» o la Triumph de confianza.

1936

Cuando el ingeniero Edward Turner asumió los cargos de Director General y Diseñador Jefe se consolidó la apuesta de la marca por hacer de la calidad y la innovación sus señas de identidad. Jugó además un papel decisivo en la introducción del motor bicilíndrico en paralelo, sello diferenciador de Triumph.

1956

Johnny Allen batió el récord de velocidad en tierra en las salinas de Bonneville, Utah, al alcanzar una velocidad media de 344,67 km/h. con una motocicleta Triumph tipo streamliner que recibió el nombre de Bonneville T120. Durante los años posteriores, todas las Bonneville lucían una pegatina que decía “World’s fastest Motorcycle”.

1950-1970

La estrecha relación con estrellas del cine y la música, como Steve McQueen y Marlon Brando, consolidaron la leyenda de Triumph, mientras que los récords de velocidad en tierra y los éxitos en los circuitos forjaron el estatus icónico de modelos que han marcado una época: Thunderbird, Bonneville, Tiger, Trident, Daytona, Speed Triple, Rocket…

1983

Cuando la fábrica de Meriden cerró sus puertas, el empresario John Bloor adquirió los derechos de la marca Triumph, y reflotó la compañía asentando su sede en Hinckley y apostando por las nuevas tecnologías de producción.

1990

Los asistentes al Salón de Motocicletas de Colonia fueron testigos del re-lanzamiento de Triumph con la presentación de las Daytona 750 y 1000, Trident 750 y 900 y Trophy 900 y 1200.

Siglo XXI

El éxito asociado al nombre de Triumph continua atrayendo más éxito, y ha continuado emocionando a los conductores de todo el mundo. Actualmente, Triumph es el mayor fabricante inglés de motocicletas. Producimos más de 50.000 unidades al año, y contamos con más de 750 distribuidores en todo el mundo. Nos encontramos inmersos en un notable momento de expansión hacia nuevos mercados emergentes, siempre manteniendo vivo nuestro espíritu icónico y legendario en el mundo de las dos ruedas.